Papeleo complica la ayuda para su hija

Érika Sevilla es madre de Montserrat Gómez, una niña que padece Síndrome de West, una enfermedad neurológica epiléptica, en la que se presentan espasmos y retraso en el desarrollo psicomotor. Ella es el primer caso en Jalisco en obtener una receta para recibir tratamiento con aceite de cannabidiol, sin embargo, la burocracia ha estado trabando el proceso.

En un primer lugar, la familia de Montserrat debía conseguir una receta en donde se especificara la necesidad de este tratamiento, receta que sólo dan nueve médicos en el país, para lo cual tuvieron que trasladarse a la Ciudad de México. Una vez valorada la niña y con la prescripción en mano, regresaron a Guadalajara para comenzar el trámite en la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios en Jalisco (Coprisjal), con el fin de poder obtener un permiso para el uso medicinal del cannabis.

“Lo que me piden son 11 hojas súper enredosas, se dice muy fácil, pero si a mí me dan algo y me dicen ‘llénalo’, la verdad es muy difícil, me piden temperatura, almacenamiento (del producto), cosas que yo digo ‘¿de dónde saco esa información?’. Después de llenarlas, voy a Coprisjal y me dicen: ‘Ah, estos papeles se van a mandar a México porque aquí no tenemos la autoridad para darles la solución’. Entonces, es más tiempo de espera”.

La madre de Montserrat afirma que, desde agosto, se ha intentado conseguir que su hija sea tratada con cannabis, ya que sus convulsiones, producto de la enfermedad, cada vez son más, hasta 300 puede presentar en un día, y lamenta que tenga que ser tan complicado conseguir un tratamiento que puede mejorar su calidad de vida.

“¿Entonces para quién están hechas las leyes? Mi hija también tiene derecho a tener vida y sus medicamentos, pero no es justo que tenga que vivir todo esto para obtener el tratamiento. ¿Cuánto tiempo más? o ¿Qué esperan (para legalizar)? Porque yo quiero que mi hija viva. Este tratamiento en Estados Unidos se vende como suplemento alimenticio y aquí en México dicen que es un fármaco”.

Incluso, se pidió ayuda a DIF Jalisco para acelerar el trámite, pero la solicitud de esta dependencia ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), quien debe otorgar la licencia, fue errónea, por lo que no pudieron ayudarlos. Por el momento, Érika y su esposo se apoyan en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que está intentando agilizar y darle realce al caso para señalar la importancia de legalizar la mariguana terapéutica.

En caso de que la comisión acepte dar el permiso a la madre de Montserrat, ella compraría el producto en la fundación Grace, que nació luego de que los padres de una niña con el Síndrome de Lennox-Gastout, consiguieran que los dejaran importar un jarabe para el tratamiento de su hija. Cada tratamiento costaría 250 dólares, que duraría un mes y, cada mes, Érika deberá realizar el mismo trámite para comprar el aceite.

“Si el cannabis de uso terapéutico es una esperanza para estos niños, yo creo que es justo y que vale la pena que sigamos luchando, pero no es justo que tengan que ponernos tantas trabas”.

Buscarán reactivar el debate sobre mariguana

En rueda de prensa y ejemplificando la importancia de que se legalice la mariguana medicinal en nuestro país, con el caso de Montserrat Gómez, quien presenta hasta 300 convulsiones diarias y que requiere de esta planta para mejorar: el presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Jalisco, Raúl Vargas López, dijo que reactivarán la discusión en el Congreso de la Unión con el fin de que se legisle.

“Derivado de la elección de Estados Unidos en donde Maine, Nevada, California y Massachussets aprobaron el uso recreativo de la mariguana, esto será un imperativo para que en México se vea que este es un tema que hay que abordar, desde luego nosotros, iniciando el próximo periodo, buscaremos presentar iniciativas en el Congreso de la Unión para que sea un tema que de una vez por todas se resuelva”.

Vargas López resaltó la iniciativa presentada por Roberto Gil Zuarth, quien también ha comentado la importancia de legalizar la mariguana, tanto con fines medicinales como recreativos, a raíz, sobre todo, de su legalización en la vecina California.

Por lo pronto, el PRD se encuentra ayudando a Érika Sevilla, madre de Montserrat Gómez, para que continúe con su proceso administrativo de conseguir un permiso para comprar aceite de cannabidiol y que su hija sea tratada con él. “Nosotros lo que estamos haciendo es brindarle todos los recursos para que la gestión proceda en el menor tiempo posible”.

La Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) es la única autoridad que puede otorgar un permiso para que pacientes con diversas patologías puedan ser tratados a base de mariguana, sin embargo, Érika asegura que el trámite es “demasiado engorroso, para una situación tan urgente como una enfermedad”.

EL INFORMADOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *