Versión estenográfica del Secretario de Salud, José Narro Robles

72
0
Compartir

Buenos días tengan todas y todos ustedes, es verdaderamente un privilegio poder acompañar a quien gobierna esta entidad, a una persona comprometida con la salud, me consta. Al señor gobernador Francisco Domínguez, muchísimas gracias por recibirme.

Les debo decir que hace unos días recibí la invitación para acompañarlo y generosamente él lo había hecho de esa manera, me mandó una comunicación, incluso escrita, eh, me dio mucho gusto.

He estado viniendo con alguna frecuencia a Querétaro y le acabo de decir a su gobernador, que lo piense bien, porque cada vez que me invite voy a venir y voy a venir porque es un gusto estar en Querétaro, tienen ustedes una entidad maravillosa, es un estado que tiene un desarrollo francamente espectacular.

Hace unos cuantos días, no llegamos a un par de semanas, acompañé al señor presidente y fuimos a una planta de General Electric, muy impresionante ver que ahí se desarrolla con ingeniería mexicana, con cerca de 1,850 ingenieros mexicanos, toda una serie de tecnologías que se diseñan, que se prueban, que se formulan y desarrollan ahí en ese centro.

Gracias pues señor gobernador por esta invitación y me da muchísimo gusto poder acompañar a quienes están presidiendo aquí esta sencilla, pero al mismo tiempo, muy importante ceremonia.

Gracias a Doña Rosana por esas palabras y yo me quedo con dos, una que me pareció realmente central, porque dijo si trabajamos con armonía, esa es la palabra, armonía, y a veces nos falta eso, armonía, y cuando en la música no hay armonía, pues lo que hay es ruido, no música, no melodía y cuando hay armonía lo que hay es algo que nos estimula a seguir trabajando juntos.

Entonces gracias señora por traer ese concepto, por traer esa palabra, que me parece que es clave y es clave para todos, para Querétaro, pero para México, sí nos hace falta armonía, nos hace falta pensar que juntos podemos hacer mucho más de lo que haríamos divididos en el caso de nuestro país.

Y la otra es que Doña Rosana es generosa y esa es la otra palabra, generosidad, generosidad en sus conceptos, de forma muy honesta nos dijo, pensé que en realidad no nos querían a Iker y a mí, eso es lo que nos quiso decir usted, y sin embargo, no es así y ella lo reconoce y eso implica generosidad, honestidad para decir las cosas y generosidad para reconocer al final que es lo que pasa.

Entonces muchísimas gracias Doña Rosana por esas dos palabras, una que con su actitud la muestra, generosidad y otra a la que nos convoca, armonía. Me da mucho gusto que Iker esté aquí con nosotros y me da mucho gusto que el trabajo que se está desarrollando aquí, le sirva a Iker, le sirva a su familia y nos sirva de ejemplo a todos, Iker nos da ejemplo.

Y muchas gracias porque está aquí un niño que yo ya lo dormí, estaba aplaude y aplaude y nada más empecé hablar, se dan cuenta la capacidad que tengo para tranquilizar, no es que esté aburrido, está tranquilo José Ignacio y me da mucho gusto señora gracias por estar aquí, por acompañarnos, gracias por traer a estos pequeños, que son al final el propósito de nuestro trabajo en esta unidad.

Y gracias a todas y todos ustedes, a mis compañeros de trabajo porque al final ellos hacen posible lo que aquí sucede, muchas gracias al maestro Alberto Bustamante por aceptar la invitación que le hice, él es un propietario, productor rural, señor gobernador, que en una reunión encontré, saludé, conocí y que me permití en nombre suyo y de un servidor invitarlo a esta reunión.

Déjenme decirles porque también es muy importante lo que decía doña Rosana, doña Rosana nos hablaba de que no siempre las mejores unidades, los mejores hospitales están en el Centro de la República, en la Capital de la República o en una de las grandes metrópolis del país o fuera de México, no, no es así, y Querétaro tiene ejemplos de cómo se pueden hacer muy bien todas las cosas y cómo se puede dar un gran servicio, y se requieren dos cosas: y hace relativamente poco también cuando estuve a principio del mes en curso, esta es la tercera vez en este mes que vengo gobernador.

Pero a principio del mes de julio estuvimos inaugurando acompañé al señor gobernador a una ampliación a una nueva torre que tiene que ver con la salud de madres y de niños y ahí me encontré a un colega médico que tiene reconocimiento nacional e internacional en la parte de una cirugía muy especializada, una cirugía obstétrica, intrauterina, que no se hace en cualquier parte de la capital de la República o de la capital de otras entidades federativos, y que se hace aquí, y que encuentra uno, me tocó unos días después encontrar a una persona que había sido beneficiada por ese tipo de cirugía en el estado vecino de Guanajuato y que en un acto, en una inauguración de una unidad semejante a ésta hacía el recordatorio de cómo aquí en Querétaro, en ese servicio se le había atendido y se le había resuelto un problema que era, por supuesto, muy grave.

Entonces se necesita calidad, se necesita preparación, se necesita conocimiento, un profesional de la salud, una enfermera, un odontólogo, un psicólogo, un médico, un químico que no tiene preparación, pues no está capacitado y no va a dar un buen servicio.

Se necesita, es indispensable estar actualizado, pero también se necesita otra cosa, no basta eso, eso no es sinónimo de calidad, se necesita también que exista ese sentido humano, esa capacidad de interesarse auténticamente por la gente y sus problemas, esa capacidad de escuchar, esa capacidad de sentir, de ponerse en el lugar del paciente, de entender a la familia, de informar.

Hace también unos cuantos días estaba en una reunión donde del ISSSTE, donde el señor director general hacía un recuento de la Estrategia de Trato por un buen Trato, y recordábamos lo relativamente fácil y no costoso que es dar un buen trato sonreír, saludar, escuchar, informar, despedirse correctamente y, por supuesto, insisto tener la calidad y el conocimiento para hacerlo, pero eso es lo que queremos y eso es lo que aquí estoy seguro se puede desarrollar y Doña Rosana nos dice que ella percibe que así se están comportando los trabajadores de esta unidad.

Gracias pues principalmente a ustedes a las señoras a las madres de familia también de pronto uno en estas reuniones, en estas inauguraciones de repente encuentra uno que otro varón siempre nos ponen el pretexto de que están trabajando, como si ustedes no trabajarán, si ustedes trabajan, más pero uno hecha por delante ese tema, pero a mí me da mucho gusto porque son ustedes las madres de familia, las que están más en contacto con los temas y asuntos que son fundamentales la salud es uno de ellos la educación es otro cuando hablamos de niños, niñas y jóvenes, estos dos asuntos salud y educación resultan fundamentales y son ustedes en la casa, en la escuela, en el propio sitio, propio del trabajo quienes toman la mayor parte de la responsabilidad, gracias de verdad se los digo muchas, muchas gracias, porque de esa manera es como trabajamos al final armónicamente.

Podemos tener esa instalación la vamos a recorrer al rato, podemos tener al personal puede estar capacitado y puede atender con calidez y con sentido humano a la gente que viene, pero si ustedes no vienen nada pasa, les requerimos a ustedes por eso, el Presidente Peña Nieto tiene una frase que yo uso mucho, la salud empieza en casa, ahí es donde se gesta, ahí es donde podemos fomentar la salud, ahí es donde empezamos con la prevención.

Y para el gobierno de Enrique Peña Nieto la salud es muy importante es una de las prioridades y por supuesto que en salud la prevención resulta fundamental.

Gracias pues a todas y todos ustedes, por venir por acompañarnos por darles el significado que tiene este sencillo pero muy importante acto de inauguración, estamos inaugurando señor gobernador el Centro de Ceredi número 27 en el país, Querétaro ya cuenta con uno de ellos muchas gracias.

290. El Secretario de Salud, José Narro Robles inauguró en Querétaro el CEREDI número 27 del país

gob.mx/salud