Especialista del Seguro Social Jalisco recomienda moderar el consumo de sal

321
0
Compartir

Aunque entre 90% y 95% de los casos de hipertensión arterial se considera idiopático, es decir sin causa conocida, en los pacientes se ha encontrado asociación de esta enfermedad crónico-degenerativa a un excesivo consumo de sal, por lo que se recomienda a la población en general reducir la ingesta de este producto.

“Lo recomendado son menos de cinco gramos por día (equivalente a una cucharada cafetera), pero muchas personas tienen la costumbre de ponerle sal a los alimentos antes de siquiera haberlos probado, ellos son quienes tienen mayor riesgo porque retienen agua y aumentan su presión arterial”.

Así lo indicó el médico adscrito al servicio de Urgencias del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Héctor Ramón Jáuregui García, quien lamentó que en nuestro país los pacientes sean cada vez más jóvenes.

“Si bien antes era muy común encontrar este problema después de los 40 años, en las últimas décadas ha habido una disminución en el rango de edad de aparición de la hipertensión arterial idiopática. Ha habido pacientes de 25, de 30 años que ya son diagnosticados y requieren tratamiento farmacológico”.

Pese a ser importante el factor genético (mayores probabilidades de hipertensión si algún familiar la presenta), continuó el experto, es posible controlar y en el mejor de los casos prevenir la patología realizando chequeos de acuerdo a la frecuencia indicada por el médico, así como mejorando el estilo de vida.

En el caso de los derechohabientes del Seguro Social “las acciones realizadas por el programa PrevenIMSS están enfocadas en identificar a los pacientes a tiempo para evitar complicaciones de salud”, las cuales consisten en mediciones de peso, talla, presión arterial y niveles de glucosa, así como recomendaciones nutricionales, de actividad física y derivación a consulta en las Unidades de Medicina Familiar (UMF).

Finalmente detalló que la hipertensión es la elevación sostenida de la presión arterial. Cuando esta última está por encima de ciertas cifras (140/90 o más), puede dar síntomas como dolor de cabeza y náuseas, además de dañar órganos de manera crónica y a corto plazo.

INFORMADOR